La historia

Este hotel es un homenaje al Maestro Paco de Lucía; que un día se enamoró de nuestra ciudad y decidió quedarse a vivir.

A su reconocido prestigio, a la buena música y sobre todo, un homenaje a los que aman Toledo.

Todo comenzó con un sueño: conseguir nuestro pequeño hotel con encanto en nuestra querida ciudad, porque dicen que lo imposible solo se tarda un poco más en conseguir.

Durante nuestra trayectoria profesional viajando por diferentes países, conociendo culturas y alojándonos en un sinfín de lugares, aprendimos que el verdadero encanto está en los pequeños detalles.

Esos que casi no se ven, pero que tocan nuestro alma. En esa costura que con cariño une la sencillez con el buen gusto.

Comprendimos que necesitamos vivir con emoción y ésta viene de la mano de las pequeñas cosas; una sonrisa en la bienvenida, una puesta de sol con una copa de vino frente a un campanario, el olor a azahar, despertarse oliendo el café y la bollería recién horneada, pasear por los callejones empedrados de una ciudad milenaria, escuchar una pieza a la guitarra de Paco de Lucía…

Ven a Toledo, adéntrate en Entre Dos Aguas
y déjate mimar

Nos apasiona la hotelería sincera, la que se preocupa de los pequeños detalles, cuidando que aquellos que vienen a nosotros como desconocidos nos digan un «hasta pronto», formando parte de nuestra familia; sintiendo que han estado como en su casa.

Hoy en día este sueño se hace realidad cada día que un huésped viene a visitarnos.

Os invitamos a adentraros en un alojamiento que es un fiel reflejo de esa pasión.

Una ilusión, una manera de entender la vida, que es hacer felices a nuestros huéspedes.

El comienzo

Nuestro sueño comienza en agosto de 2016 donde por un empeño del destino nos presentan la casa de uno de los artistas más universales que han pasado por esta ciudad, Paco de Lucia.

El genio de la guitarra encuentra en Toledo la paz necesaria para componer y decide comprar y rehabilitar en el año 2000 un pequeño palacete del S.XV situado en pleno centro de Toledo, junto al convento donde yacen los restos de El Greco, y a pocos metros de la vivienda donde vivió el poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer.

Un año después y una vez terminada la obra,  viene a vivir junto a su segunda mujer  y sus dos hijos pequeños.

En la planta sótano de la casa quedó instalado un pequeño estudio de grabación que utilizaría más tarde para ir dando forma a sus canciones.

De esta ciudad, desde la terraza de la casa frente a la torre mudéjar de Santa Leocadia nace el Disco “Cositas Buenas”.
Álbum publicado en 2004, año en el que además Paco de Lucía fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

Una vez publicado el disco y tras su marcha a la isla de Mallorca, la casa permaneció completamente cerrada hasta el año 2014 donde aquel fatídico 25 de Febrero le sorprendió la muerte en Playa del Carmen.

De la Casa al Hotel

Pasaron poco más de dos años.

Y fue entonces, con la ciudad aún llorando su marcha; en ese caluroso agosto de 2016 cuando surgiría una de las más bonitas casualidades, adentrarnos en esta casa y comenzar a soñar.

Después de reunirnos con la familia y pasados todos los tediosos trámites burocráticos de una ciudad Patrimonio de la Humanidad, comenzamos la nueva rehabilitación y lo que sería la nueva decoración para convertir una casa vacía y llena de polvo en un Hotel con encanto.

El Hotel cuenta tan solo con cinco habitaciones que se desarrollan alrededor del patio central, cada una de ellas con su propio nombre y personalidad.

El patio central queda decorado con detalles traídos de la ciudad de Fez junto con artistas que terminarían de decorar con sus manos la fuente, las mesas y lámparas para dar con el estilo andalusí más original.

Hoy los protagonistas son el sonido del agua de la fuente mezclados con la música del artista, plantas que caen de los corredores superiores, geranios y Kentias como le gustaba tener en los escenarios.

Es aquí en el patio donde se ofrece el desayuno o cualquier tipo de coctel al disponer de un bar para uso y disfrute de los huéspedes que harán que se sientan como en casa.

Una experiencia única

En la planta-sótano, podremos encontrar el alma de la casa: El Estudio de Grabación donde artistas como Alejandro Sanz, Tomatito, Diego el Cigala formaron parte de la grabación del Disco Cositas Buenas.

Hoy en día es una sala de audición donde tenemos toda su discografía a disposición de quien desee escucharla.

En la última planta de la casa encontramos la azotea en la que nuestros invitados pueden dejar volar su imaginación… un desayuno, una cena, una copa, un libro…justo frente a sus ojos, el horizonte y una torre mudéjar del S. XIII que casi podemos acariciar.

Desde septiembre del 2017, fecha que se terminó la obra y el hotel quedó inaugurado, no hemos dejado de recibir reconocimientos y reseñas  fruto del trabajo que con cariño hacemos cada día.

Poco más de un año después, en diciembre del 2018, se puso en marcha el Restaurante del Hotel, denominado “Entre Dos Fuegos” convirtiéndose en el restaurante más pequeño y exclusivo de la ciudad. Se trata de una barra para tan solo 9 comensales con cocina en directo donde el Chef ejecuta su cocina a pocos metros del cliente. Una idea que surge de las barras japonesas y repartidas por medio mundo.

Se ofrece una cocina mediterránea con productos muy frescos de temporada y  un guiño a la cocina gaditana.

En definitiva, este Hotel es un homenaje al Maestro Paco de Lucía, un homenaje al que un día se enamoró de nuestra ciudad y decidió quedarse a vivir. Un homenaje a su reconocido prestigio, a la buena música y sobre todo, un homenaje a los que aman Toledo.